Imperial Cleaning

Puente de Brooklyn

Las gentes adoran a Mahoma.

Biblioteca Universitaria


Donde se habla de la ciudad de Cacianfu De la ciudad de Ciangiu De la ciudad de Ciangli De la ciudad de Tandinfu De la noble ciudad de Singiumato De la gran ciudad de Lingin De la ciudad de Pingiu De la ciudad de Cingiu De la ciudad de Coigangiu De la ciudad de Pauchin De la ciudad de Caiu De la ciudad de Tingiu De la ciudad de Yangiu De la provincia de Nanghin De la ciudad de Saianfu De la ciudad de Singiu En donde se trata de la ciudad de Caygiu De la ciudad de Cinghianfu.

De la ciudad de Cangiu De la ciudad de Sugiu En donde se habla de la muy noble ciudad de Quinsay De las alcabalas que saca el Gran Khan de Quinsay De la ciudad de Tanpigiu Del reino de Fugiu De la ciudad de Fugiu De la isla de Java De la isla de Sondur y de la de Condur De la isla de Pentan En donde se habla del reino de Sumatra Del reino de Dagroian Donde se habla de Lambri Del reino de Fansur De la isla de Necuveran De la isla de Angaman De la provincia de Maabar Malabar Del reino de Mutfili De la provincia de Lar, en donde nacieron los abrayamanes De la muy noble ciudad de Cail.

Del reino de Coilum De la ciudad de Comari En donde se habla del reino de Eli Del reino de Melibar Del reino de Tana Del reino de Cambaet Del reino de Semenat En donde se habla del reino de Kesmacoran De la isla de Socotora De la isla de Mogdasio Madagascar En donde se habla de la provincia de Aden De la ciudad de Escier De la ciudad de Dufar De la ciudad de Calatu De la ciudad de Curmos Del reino de Coilum Coilum es un reino que se halla hacia Garbin, a unas millas de Maabar.

El rey no paga tributos a nadie. No tienen trigo, sino arroz. Tienen vituallas en gran abundancia y todo cuanto apetece el hombre, menos el trigo. Todos son de raza negra, y hombres y mujeres van desnudos, pero se cubren las partes naturales con trozos de hermosas telas. No consideran pecado la lujuria ni las flaquezas de la carne. Pueden casarse con sus primas hermanas y con la madrastra, si el padre ha muerto. Ya describimos otra parte de este reino, y como no hay nada notable que mencionar, nos iremos y os hablaremos de Comari.

Hay mucha fauna, y especialmente monos. Hay un sin fin de variedades y algunos muy parecidos a os hombres. En donde se habla del reino de Eli Eli es un reino hacia Poniente, alejado de Comari 30 millas. Nace la pimienta en abundancia, y el jengibre y la alquitira, el alcapuz, la vainilla y el regaliz. El rey posee grandes tesoros, pero no tiene muchos vasallos.

Y por esto no temen a nadie. De Eli nos iremos a Melibar. Del reino de Melibar Melibar es un gran reino hacia Poniente. Tienen un rey y un idioma propio. Estos bajeles de corsarios acechan a los mercaderes. Se colocan las naves para esto distantes cinco millas unas de otras, y otras 20 en el lado opuesto.

Lo que suponen que dominan un espejo de agua de millas en el mar. Se defienden con fiereza y a veces les causan grandes perjuicios. En este reino se adoban y curten cantidad de cueros y pieles: Y hacen bellos cojines, cosidos de oro, que valen seis Marco de plata. Y de esos tapetes trenzados los hay que valen hasta 10 Marco de plata. Del reino de Tana Tana es un gran reino hacia Poniente.

Tiene un rey que no paga tributo a nadie. Esto es lo que les trae mayor beneficio. Los corsarios se obligan a darle cuantos caballos roban. Hemos descrito el reino de Tana. Nos iremos ahora y hablaremos del reino de Cambaet. Del reino de Cambaet Cambaet es un gran reino hacia Poniente. Tienen idioma propio y son independientes.

No hay nada que contaros de ellos, y nos iremos al reino de Semenat. Del reino de Semenat Semenat es un gran reino hacia Poniente.

No hay corsarios, y viven de la industria y el comercio como la gente honrada. En donde se habla del reino de Kesmacoran Kesmacoran es un reino que tiene un soberano y lengua propia; vive del comercio y de la industria. Tiene arroz; se alimentan de carne, arroz y leche. Luego ya vuelven a su vida marital. Pero en esta isla no viven las mujeres, ninguna, ni las casadas ni las solteras, sino que habitan en otra isla llamada la Mujer.

Desde esta isla se van los maridos por tres meses: Y al cabo de os tres meses vuelven a esta isla y quedan trabajando los nueve meses restantes. Viven de arroz, leche y carne. De esta isla a la que habitan sus mujeres hay por lo menos 30 millas. Grandes y exquisitos pescados, que ellos salan. Viven de arroz, carne y leche, pues no tienen trigo. Todas las naves que van a Aden hacen escala en esta isla. El arzobispo de esta isla no tiene nada que ver con el Papa de Roma, pero obedece a un arzobispo que vive en Baudac.

Y todos estos sacerdotes y prelados no obedecen a la Iglesia de Roma, sino a este gran prelado de Baudac, que tienen por Papa. Estos cristianos son, sin embargo, supersticiosos y muy entendidos en encantamientos. El arzobispo les amonesta y les castiga y no quiere que se ocupen de sortilegios, pero no sirve de nada, porque dicen que sus antepasados lo hicieron antiguamente y ellos no quieren ser menos. Y el arzobispo tiene que conformarse porque no los puede enmendar. Se sirven de ellos para apaciguar el viento cuando es contrario.

Mandan al mar la bonanza o la tempestad y el viento. Partiendo de esta isla, nos dirigimos a la de Mogdasio. Los habitantes son sarracenos y adoran a Mahoma.

Viven del arte y de la industria. Y matan tan gran cantidad, que no hay manera de creerlo si no se ve. Y la comen en todo tiempo.

Tienen leopardos, leones y linces, ciervos y gamos y venados cuantos quieren. Mucha caza y muchas aves. Y ellos hacen pingües negocios. Y cuentan que son tan fuertes, que se llevan en el aire a un elefante y le dejan caer desde lo alto, de modo que se revienta al llegar al suelo. Os he dicho lo que cuentan los que han visto los grifos. Estos hombres contaron cosas fabulosas. Y volvamos al grifo. Obedecen a un rey y tienen idioma propio.

No dependen de nadie y no pagan tributos. Los naturales son fornidos y altos. Son negros y van desnudos, excepto las partes naturales. La boca es tan grande y la nariz tan achatada, los labios y los ojos tan abultados, que son horribles.

Tienen leones, tigres, leopardos y linces. La cabeza es chiquita. Es un animal inofensivo. Es de color cobrizo y blanco rayado y es en conjunto un animal bonito. Las mujeres de esta isla son muy feas, porque tienen unas bocazas enormes, la nariz aplastada y gorda, los ojos abultados y saltones y grandes pechos, cuatro veces mayores que los de las otras mujeres. Y abundan en estos mares las ballenas. Los hombres de esta isla son guerreros y se baten muy bien, pues son valientes y esforzados y no les importa morir.

No tienen caballos y combaten encima de camellos y elefantes. Y la batalla encima de los elefantes es cosa grande. Os hemos contado en parte todo lo concerniente a esta isla y sus habitantes, animales y productos. No hay ya nada que contar, y por eso la dejaremos y os contaremos de la gran provincia de Abasce.

Pero hay infinidad de otras que callamos porque son insignificantes. En este mar de Indias hay La India Mayor llega desde Maabar hasta Kesmacoran y cuenta 13 grandes reinos, de los que describimos La India Menor llega de Ciamba hasta Mutfili y comprende ocho reinos.

Y el rey vive en el centro de la provincia. Los sarracenos, hacia Aden. En esta provincia de Abasce hay buenos hombres de armas y excelentes jinetes. Luego lo dejaron en libertad. Y cuando estuvo bien aparejado con toda su gente, se puso en camino hasta llegar al reino de Aden. Y el rey de la provincia de Aden vino a su encuentro con gran multitud de sarracenos a caballo y a pie para defender sus tierras y que los enemigos no pudiesen entrar en ella.

Y volvamos a la provincia de Abasce. Hay en esta provincia abundancia de mantenimiento: Gatos monteses y gatos pardos, que tienen caras parecidas a las de los hombres. Hay numerosas ciudades, castillos y plazas fuertes. Al cabo de estas siete jornadas, las retiran de los esquifes y las cargan sobre camellos y en ellos las llevan a treinta jornadas de distancia. Con esta poderosa ayuda los moros destrozaron a las huestes cristianas. Dejaremos Aden y os contaremos de una ciudad importante, cercana a Aden, y de un reyezuelo que gobierna a esta ciudad, llamada Escier.

Esta ciudad presta obediencia un conde que mantiene a su tierra en gran justicia. No tiene trigo, sino arroz; pero el trigo lo traen de otras regiones y se consume mucho. Pero en verano las bestias se los comen vivos, tal cual salen del agua. Son moros y adoran a Mahoma. De esta ciudad dependen varias otras villas y castillos. Dista millas de Dufar, siempre hacia maestral. Por eso le conviene estar en paz con el melic de Cormosa y no ponerle muy altas alcabalas.

Esto los villanos, que hay gente rica y gentileshombres que comen muy bien y muchas cosas exquisitas. Y ya que hemos hablado, de Calatu y de su golfo y de sus negocios, iremos a Curmos, pues cuando se sale de la ciudad de Calatu, a las millas entre maestral y tramontana, se encuentra la ciudad de Curmos; pero yendo entre maestral y Poniente, a millas se pasa por Quis; mas dejaremos a un lado Quis para hablaros de Curmos.

La rige un melic que tiene bajo su mando a otras ciudades y fortalezas. Son sarracenos y adoran a Mahoma. Y el Gran Khan vigilaba mucho a Caidu, de modo que no pudiera hacer incursiones en sus tierras ni molestar a sus gentes.

Pero Caidu entraba, sin embargo, en los dominios del Gran Khan. Uno se llamaba Cibai y Ciban. Pelearon muy duramente y hubo muchas muertes de una parte y de otra. Entonces mueve Caidu con sus gentes y se llega de su reino a Caracoron, sin novedad. Tanto anduvieron a su encuentro que, llegados a 10 millas de distancia, asentaron sus reales.

Tomaron sus posiciones divididos en seis cuadros, cada uno de 10 hombres a caballo, al mando de un jefe. La batalla era cruel. Y el campo estaba enteramente cubierto de muertos agonizantes. Cuando el sol estaba en el cenit hubo que hacer tregua y separarse para descansar. Y cuando el hijo del Gran Khan y el nieto del Preste Juan vieron que se marchaba, nada hicieron para detenerle ni para alcanzarle, pues harto cansados estaban, y le dejaron ir en paz.

Dejaremos ahora este negocio y contaremos de la gran maravilla de la hija del rey Caidu. Y acto seguido el doncel y la damisela se pusieron a luchar cuerpo a cuerpo. Y todos los que aquello presenciaban deseaban secretamente que el joven venciese para que fuera el marido de la hija del rey. Cuando de una y otra parte hubieron agotado las flechas, metieron mano a las espadas y a las mazas.

Pero estaba a cuarenta jornadas de marcha. Ved a su hijo, que es el que tanto os quiere, pues yo os amo como a mi propio cuerpo.

Una monja la atiende en todo momento, y sus amigos se ocupan de Fufa. Como escribe su amiga Anna Carlotta Leffler: Se casaron por lo civil en el juzgado de Sceaux el 26 de julio de y se fueron de viaje de novios a recorrer Francia en bicicleta. Ahora la nueva meta de Marie era el doctorado. El 18 de julio de Marie y Pierre presentaron una memoria conjunta con sus resultados.

Pierre llevaba a veces las manos en carne viva por las quemaduras del radio. Pierre, bajo las ruedas de un carro La empresa del radio empezaba a crecer: Sin el anciano de ojos azules su infancia hubiera estado ahogada por el luto.

El radio se pone de moda La actividad de la joven viuda era imparable: Estaba casado y eran notorias sus desavenencias matrimoniales. Entre y se hicieron 1.


Share this:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.