Imperial Cleaning

La Noche del Demonio: La última llave (2018) 4K Español Latino-Inglés

DS 76; ; ; ; ; ; ; ; SPF Dt 4,37; 7,8; 10,

CUATRO NECESIDADES BÁSICAS

CONTENIDO PÚBLICO

Cuando uno confunde su identidad, vive frustrado. Tienes que contestarte la interrogante: Esta hermana nos dijo: Y otra vez dice: Resulta que hay personas que dicen: Hay esposos que dicen: Hay mujeres que para recibir afecto dan sexo. La gente clama por seguridad, salen a la calle y no saben si van a volver. Algunos se casan, pero al poco tiempo piensan: Nadie ha venido al mundo sin que forme parte de un plan de Dios.

Limpia con tu sangre preciosa todo pecado y toda maldad. El sustento de tu vida. Prepara tu vientre para concebir. Prioridades en el orden correcto. Agua que sacia la sed. Nos reunimos en torno a las mesas. Son el centro de discusiones, de operaciones y altares de ofrendas. La mesa articula, como un secreto maestro de ceremonias el quehacer diario y ni lo percibimos.

Y a veces hasta cosas mejores…. La luz entra en nuestros hogares por las rendijas de las puertas , por las ventanas , por los huecos abiertos en las paredes y los techos. La vemos, lenta, reptar por el suelo y luego subir por las paredes de las habitaciones hasta desaparecer, como un reptil incansable.

Otras sentimos su presencia como un fantasma impreciso, que cobra intensidad y se apaga, en un ciclo repetido y sin fin. La luz nos incomoda con su perpetuo deslumbramiento o con una ausencia que nos impide leer y atender a los detalles de las cosas.

Desde su comienzo la arquitectura pastoreaba la luz como se hace con diques y canales. Lo que da idea del orden de prioridades de la historia de la humanidad. Le Corbusier fue un maestro en el manejo de estos bultos y podemos contemplar alguno de los mejores en Ronchamp a modo de confesionario. Que hasta los convierte en cajas para que se noten menos. El bulto, desde el punto de vista de la forma , asoma y no se puede contener.

En realidad, el programa no satisfecho en el interior , como no cabe, debe asomar y lo hace en forma de esas mochilas o jorobas. Por eso cuando el bulto aparece en la obra de arquitectura puede deberse a la sutileza o a la torpeza. Trabajar con el bulto y hacerlo con profundidad y conciencia no es sencillo.

Tarkovsky hizo un paisaje de bultos, como pistas de motocross, y de puro inquietantes no han dejado de ser un referente a lo surreal. A veces el bulto cobra tal protagonismo que absorbe la totalidad de la obra. Entonces es la obra la que se vuelve un bulto del bulto. Las ciudades de calles estrechas acaban devorando esas esquinas por el roce incesante. En primera instancia, cerca de las esquinas, las paredes solo se ensucian. Porque ofrece la idea de una obra cuidada y juvenil. Cada ventana son siempre mil ventanas.

Del mismo modo, cada puerta son siempre mil puertas. Porque cada puerta es una bienvenida diferente y un lugar que conecta con un exterior siempre cambiante.

Desde esa perspectiva, no todo depende de sus habitantes, sino del ligero cambio que suponen sus agujeros. Como no hay una cara sin ojos ni boca que logre expresar algo. Y solo de entrar, porque al salir salimos purificados del hogar y con las suelas de los zapatos limpias. En todos sus sentidos. Las cajas espejeadas de Dan Graham, las superficies sinuosas de Anish Kapoor, la arquitectura de Foster y los productos I-phone son la pureza encarnada en objetos que no reclaman ya ser tocados , puesto que su superficie no manifiesta impureza ni sombras.

Cada junta promete desaparecer en el siguiente modelo y en la siguiente obra. Pero el brillo no se dibuja ni se planifica. Lo pulido se ha vuelto impermeable al pasado y a la memoria. El brillo disuelve la materia. El brillo del hogar siempre fue mineral, breve y costoso. Hoy el binomio brillo-pulido encarna el ideal de la arquitectura del futuro. Convivimos con sus brillos como un espejo sin fin.

Luchan a muerte asesina por sus rincones. En las terrazas se nos da la oportunidad de tomar el sol, de leer y hasta de saltar por ellas sin perder el glamour. Pero hacerlo desde una terraza es otra cosa. Porque las terrazas, como las plataformas de despegue de los portaviones, casi parece que permiten a la casa volar por si misma. Entonces constituyen el lujo supremo: Tres troncos negros atraviesan un techo de costillas blancas. Las costillas los dejan pasar con una especial amabilidad.

Cada espejo es un recipiente de reflejos y un manantial de luz. Los pasamanos esconden peligros que, agazapados como los gatos, permanecen habitualmente invisibles.

Hasta que los usamos. Premio extraordinario de Doctorado. Compagina labores docentes con el trabajo en su oficina de arquitectura.

HAMBRE DE ARQUITECTURA

Share this:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.